Inicio

  • Sinfonía del alma.

    Sinfonía del alma.

    Sinfonía del alma

    que en el viento se pierde,

    al igual que esas gotas de lluvia

    que en la ventana mueren.

    Mientras, las nubes flotan

    y el aire aúlla entre las rocas.

    Música y llanto,

    la vida muestra su eterno encanto.

  • Haiku 12.

    Haiku 12.

    Corren los días,

    bullicio en las calles.

    Sonidos secos.

  • Todo es mar

    Todo es mar

    Todo es mar en mi cuerpo,

    en el lecho de rocas,

    en el sabor a sal,

    en las olas que vienen

    y retornan y van.

    Todo es mar en mi cuerpo,

    en olas infinitas

    de espumas y lamentos,

    de náufragos perdidos

    amados por las ninfas en sus sueños.

  • Haiku 11.

    Haiku 11.

    Hierba humeda

    en mis dedos húmedos,

    brisa temprana.

  • Te veré

    Te veré

    Te veré en la distancia y en el tiempo,

    en la rizada espuma de las olas,

    en la tarde sin nubes

    bajo el tórrido sol.

    En los montes y valles

    que se ofrecen al cielo.

    Te veré en la tormenta y en la noche,

    entre las lomas verdes

    y aquel árbol en flor.

    (Dedicada a mi madre. 2011)

  • El niño interior.

    El niño interior.

    Convivimos sin ser muy conscientes de ello con el niño que fuimos . Existió un momento en nuestra infancia en que fuimos alegres, creativos, dueños de nuestra ilusión y fantasía pero también padecimos miedos angustias y desconciertos. Miedos, que pudieron entenderse mejor por una explicación adecuada del adulto con el refuerzo siempre mágico de un abrazo y unas palabras de aliento. Un niño pregunta, pregunta mucho y necesita respuestas, respuestas que siempre irán unidas a ese cariño que con su pregunta nos está pidiendo. El tiene que sentir que estás y estarás siempre a su lado.

    Sucesos como el acoso o los abusos en la niñez causan heridas profundas en la infancia que van a determinar una vida de adulto muy difícil. Hay niños valientes que cuentan a sus padres lo que les ocurre y si no hay respuesta de ellos, o simplemente no le creen, el desconcierto, el vacío y la culpa dominara la vida de ese niño. Se llenara de sombras que determinaran a lo largo de su vida muchas de sus conductas. Si pasó por experiencias tan duras pero siente que los padres le comprenden, le explican y le acompañan será mas suave el camino de la sanación, pero si se encuentra solo se ira convirtiendo en un ser temeroso, inseguro e irascible porque el miedo dominara su vida. Se enfadará, se aislara, puede llegar a ser duro, primero con él pero también con los demás. Un niño que con el correr del tiempo se ira escondiendo cada vez mas en lugares de su cuerpo para que el dolor sea menos visible, para que el dolor duela menos.

    Ese niño sigue existiendo en nosotros y debemos acercarnos a el para curar sus heridas y alentarle en sus temores. Hay que intentar comprenderle, besarle, abrazarle, protegerle, apoyarle, darle amor. Tratarle como nos hubiese gustado que nos trataran en la niñez y decirle que a partir de ahora estará a salvo y que lo cuidaremos y aceptaremos como se merece.

  • Magia.

    Magia.

    Si tú lo supieras

    hoy de dicha cantarías,

    y de risas y deseo

    tu canción magia seria.

    Llena de paz y de luz,

    la vida me recordó

    que entre la luna y el viento,

    el fuego que nos cubrió

    puso fin a nuestros sueños.

  • Canto a la vida.

    Canto a la vida.

    Tu agonía es mi agonía,

    tu dolor es hoy mi llanto,

    mil lamentos que lanzara no cubren siquiera un trecho

    de tu sangre en mi regazo.

    Mi gran pequeño tesoro

    quiero cantarte hoy despacio,

    no quiero mirar atrás por un camino ya andado,

    debes trazar uno nuevo

    debes sembrarlo, mimarlo.

    Camina por tu camino, siembra rosas y no llanto, labrador

     solo tú puedes trazarlo.

     Artífice de tu destino, solo tú puedes pintarlo

    en este canto a la vida, tu vida que está llamando,

    tímida vida que emerge al renacer de tus años,

    al encuentro claro y limpio de mil estrellas hermanas

    que te esperan a su paso.

    Mi gran pequeño tesoro

    lánzate al mar sin descanso y guerrea entre las olas

    de triunfos y desánimos,

    son impostores inertes que confundirán lo andado.

    Inunda el alma de luz y vive sin desencanto.

    Si tu fe nace de ti tu camino está creado.

  • Haiku 10.

    Haiku 10.

    Gotas de rocio

    en  tus cenizas frías,

    Lluvia de abril.

  • Ayer promesa.

    Ayer promesa.

    Fuiste canto y refugio,

    ayer promesa

    hoy sendero sin rumbo.

    Volcán que el fuego no me funde

    y que escupe en mi aliento frio y furia.

    Entre tiniebla y sol

    busque morada,

    sin encontrar lugar

    en el volcán, que entre la lava ruge.