Categorías
Poesía

Los días hermanados

Se me agolpan los días hermanados,

porque todo se funde en el crepúsculo

al caer de la tarde.

Un minuto, no más y la vida se pasa

y el rugir del silencio me abraza.

Mientras, el cielo sigue ahí envuelto en llamas

y los sueños se enredan en retamas

al caer de la tarde.

Con las sombras se adormecen los sueños

Y ya en la noche, con el viento, la nada…

En el fugaz presente ya pasado,

oculto en un mañana, por seguro esperado.

Una respuesta a «Los días hermanados»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s