Categorías
Poesía

Poder

Como lobos envueltos en pieles de hombres buenos,

conserváis patrimonios

os vendéis por el miedo,

contemplando lo que sois sin entenderlo…

 Levantáis castillos sin cimientos,

castillos trabajados por otros,

que exhibís en mercados baratos,

en los mercados vuestros.

Y cuando cae la tarde,

sigilosos y cautos…

bajáis por la ladera, observando a los siervos

que están marcando piedras.

Y de lejos, sin que a vosotros vean,

lleváis control exacto de las piedras que quedan.

Ya en la tarde

teniendo al siervo cerca,

os sentáis en el trono y juzgáis sin certeza,

pues no es limpio el criterio de quien poder ostenta.

 Y al no sentir que erráis vuestro castillo tiembla.

Y es que “amigos», a diferencia vuestra,

existen siervos, que algunas veces piensan.

                                               ——————————————————-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s