Categorías
Poesía

Libertad

Amigo,

dulzura,

aspereza,

 pico de difícil subida,

amor trenzado con espinas y flores,

cálido refugio,

…pensamiento.

Te abandoné,

hui de ti

por senderos de espumas infernales.

Reía, moría,

tortura inacabable

que devoraba el cuerpo que dormía.

Y desperté aquel día,

hacia calor,

me despoje del manto que me ahogaba

sé que vi la libertad y que subía.

Comencé a ser amiga de mi alma,

y quise ser tu amiga;

sé que tú me despertaste,

que olvidada de ti

me presentías.

Me bañé en libertad

y despertó mi cuerpo,

te vi en la eternidad,

tu alma se hizo mía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s