Categorías
Poesía

Anochecer

La llama es luz que abrasa,
que dormida se enciende
al despuntar el alba.
y la nieve,
dulce dolor
que penetra en tu piel,
disfrazado de cálida esperanza.
Se asemeja a tus ojos
que fríos,
abrasan cuerpos en cálida mirada,
se asemeja a tus manos
que lenta,
muy lentamente,
resbalan por una piel cansada
en el silencio de un amor,
vivido sin palabras.
 
Hoy, la llama
me impide llegar hasta la nieve,
y en la soledad
de una noche entre tantas,
duermo tu ausencia en sueños
y me pierdo en la almohada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s