Categorías
Poesía

Soledad

Embriagador tormento…

quietud, tiempo,

luna vestida de diamantes

que en el día enamora

 y en la noche te halaga.

Amor en soledades encontrado

amor joven y bello.

Cobijada en mi cueva de mortecinas luces

te entreveo.

Búscame que mi cueva se hunde,

engalana mi choza,

adórnala de flores

y deposita aromas

aquí,

en este hueco de la alcoba,

ayúdame a mejorar la entrada,

esta oscura

y no puedo saber lo que dentro se halla.

¿Quieres hoy ocupar esta mi pobre casa?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s